Lo que sí se puede preguntar después una entrevista de trabajo

Pablo 30 septiembre 2014 0


640px-TypewriterHermes

Responder con un “no” cuando nos preguntan si tenemos alguna pregunta después de una entrevista de empleo, es un error que nos puede costar el puesto. No hacer ningún cuestionamiento puede demostrar un total desinterés por parte del entrevistado. Es precisamente en ese momento cuando podemos diferenciarnos del resto de los candidatos haciendo preguntas pertinentes acerca del cargo a ocupar. Hay preguntas tan válidas e inteligentes que harán que el reclutador tome más tiempo en analizar nuestra candidatura. Una de las preguntas más oportunas es “¿Por qué está vacante el puesto?”, de esta manera podremos conocer qué tan clave resulta el cargo. “¿Cuáles son los mayores retos del trabajo?”, la respuesta denotará que estamos dispuestos a asumir desafíos. Otra interrogante válida es “¿Cuáles son los proyectos en los que podríamos participar de manera directa?”, con esto, el empleador sabrá que estamos realmente interesados en participar de manera activa para el cumplimiento de los objetivos. Así también, solicitar información respecto al posible jefe directo que nos guiará en el camino, ayudará a que nuestro entrevistador conozca nuestro interés por el equipo de trabajo. Prohibido preguntar si hay horno de microondas, estacionamiento, prima vacacional o ayudas para el transporte, eso se pregunta y se negocia cuando el empleo ya se nos ha ofrecido. Las preguntas siempre deben realizarse sobre las posibilidades y desarrollo del puesto.
Finalmente, es inaceptable retirarnos de la reunión sin antes preguntar cuál es el siguiente paso para mantener el contacto y conocer la decisión final.